• La educación avanza al ritmo Tin Can API

    Posted on 23 marzo 2014 by Juan Carlos Morales S in e-Learning.

    Imagen propiaHace unos días participé en una discusión donde se analizaba la idea:

    “Si un piloto de avión, un cirujano o un militar de hace 50 años regresan hoy a sus oficios encontrarán un entorno totalmente diferente, pues la tecnología ha impactado sus escenarios y herramientas de trabajo.
    Sin embargo, si un profesor –de la misma época- regresa a un salón de clases encontraría que muy pocos elementos han cambiado y podría desempeñarse sin desaprender y aprender nuevos conceptos”

    La discusión la lideraba el profesor Giovanny Cardona, doctor en pedagogía adscrito a la Institución Universitaria CEIPA, quien no buscaba afirmar o negar la idea sino presentarla como excusa para identificar qué tanto ha cambiado la educación, tomando como criterio el impacto de las Tecnologías de Información y Comunicación – TIC.

    Finalizada la discusión presencial, me di a la tarea investigar en profundidad la idea que compartió el profesor Cardona. Para sorpresa, encontré en la Red una amplia oferta de documentos que abordan el mismo escenario. Parece ser que el planteamiento es común, pero las respuestas pueden ser tan diversas como estudiosos, simpatizantes y detractores de la educación apoyada en TIC.

    Algunos mencionan que todo sigue igual: en las Universidades continúan las aulas con tizas y tableros, pupitres, cuadernos y un estrado desde donde el profesor dirige la clase. Otros mencionan que la educación sí evidencia cambios, tanto de fondo como de forma: modelos pedagógicos centrados en el estudiante y la participación, la inclusión de recursos y servicios tecnológicos multimedia, la suspensión de barreras físicas y temporales, entre otros, se suman a la lista de cambios.

    Personalmente, considero que la educación sí ha cambiado. La percepción de quietud puede deberse –quizás- a ritmo lento de evolución, comparado con otros escenarios como la ingeniería, las telecomunicaciones o la salud.

    En este texto me propongo persuadir al lector sobre los (constantes) cambios de la educación. Para ello voy a abordar un único pero reciente e innovador concepto: Tin Can Api.

    Las nuevas prácticas de enseñanza – aprendizaje

    Para comprender el concepto de Tin Can API hay que entender (y aceptar) que los escenarios y prácticas de enseñanza – aprendizaje se han transformado gracias a las TIC. En la actualidad (2014) es posible:

    • Crear escenarios virtuales que simulan contextos académico – investigativos, donde la interacción estudiante – estudiante, estudiante – profesor y estudiante objeto de aprendizaje está al orden del día.
    • Acceder e interactuar en entornos de enseñanza – aprendizaje desde una amplia gama de dispositivos electrónicos, tanto de sobremesa como móviles. Un estudiante puede revisar sus cursos desde un computador portátil, teléfono inteligente, tableta, televisor o, incluso, desde sus gafas de realidad aumentada (p.e. Google Glass).
    • Crear narrativas multimedia que operan, conectan y complementan desde diferentes dispositivos electrónicos, maximizando la experiencia del usuario (concepto de transmedia).
    • Involucrar, mezclar y experimentar emociones y sensaciones a partir de datos y acciones físicas y reales (p.e. Realidad aumentada).
    • Pertenecer a grupos de enseñanza – aprendizaje de miles de personas, sin importar las distancias geográficas y temporales. El aula de clase se libera de las barreras para dar paso a escenarios educativos globales (Concepto de Cursos masivos en línea abiertos).
    • Compartir, co-crear y reflexionar en entornos sociales, donde se mezclan experiencias lúdicas, informales e hipertextuales (p.e. EdModo).
    • Participar de experiencias lúdico-académicas con juegos de mesa, bajo metodologías de juegos serios. (p.e. Lego Serious Play).
    • Participar en la creación, co-creación y consumo crítico, personalizado y multimedia de contenidos digitales, globales y libres –en algunos casos-. (Concepto de prosumidor).
    • Entre otros aspectos que extenderían esta lista unas páginas más.

    Estos nuevos entornos han exigido a diseñadores, desarrolladores, gerentes, entusiastas y demás miembros de comunidades académicas, involucrados con la educación virtual, a crear, documentar y socializar prácticas comunes que permitan la comunicación entre los diferentes escenarios y recursos educativos virtuales. Esto es, ante la amplia oferta de dispositivos, servicios, herramientas y contenidos se hace necesario que todos ellos “se comuniquen en un mismo lenguaje”, así –por ejemplo- si un contenido fue diseñado en Corea del Sur, desarrollado en España y revisado en Chile, puede operar perfectamente en una plataforma de aprendizaje en Panamá, por dar un ejemplo.

    Definir estos procedimientos, protocolos, lenguajes, requisitos comunes se conoce como estándar. Para la educación virtual existen varios estándares de producción, publicación y distribución de contenidos y cursos virtuales. El más conocido es Scorm.

    El estancamiento de Scorm

    Pese a la funcionalidad (y popularidad) del estándar Scorm su pertinencia se ha visto afectada por los avances e implementaciones tecnológicas en la educación. Scorm 2004 fue el último gran cambio de este protocolo; desde entonces no se han realizado cambios significativos que conversen con las nuevas prácticas de la Red.

    Consientes de esto, los miembros de Advanced Distributed Learning – ADL y Rustici Software (autores del estándar Scorm) se dieron a la tarea de crear un nuevo sistema que defina elementos de producción, empaquetamiento, seguimiento, lectura, almacenamiento, publicación y distribución de recursos educativos y todo lo que se suma a la acción. El resultado previo, presentado en el segundo semestre de 2012, fue bautizado como Tin Can API (o Experience API).

    La promesa de este estándar es dar cabida a las nuevas prácticas de enseñanza – aprendizaje, permitiendo que diferentes sistemas de información (como LMS, EMS y CMS –por nombrar algunos-) puedan conocer el estado del proceso de formación del usuario (estudiante), con el fin de tomar decisiones sobre la continuidad, pertinencia, retorno de la inversión, entre otros, del proceso.

    Precisión sobre Tin Can API (¿Qué es?)

    Siendo más preciso, el Tin Can API es un protocolo que permite realizar un seguimiento detallado al proceso de enseñanza – aprendizaje, integrándose en diferentes dispositivos, entornos, actividades y conectividades (opera on-line y off-line). Con Tin Can API es posible conocer qué, quién, cuándo, cómo, dónde y por qué se realizó una actividad de aprendizaje, independiente si esta se realizó o no en un LMS.

    Su creación suple, entre otras, la necesidad de conocer el proceso de formación de una persona a lo largo de su vida (teoría LifeLong Learning), sea laboral, académica o social. Estudios indican que el 90% del aprendizaje se realiza en escenarios informales, es decir, fuera de entornos escolarizados. De ahí la importancia de un estándar que opere en otros espacios.

    En palabras más sencillas, y utilizando un símil que bien puede servir de ejemplo, el Tin Can API es el “Gran Hermano” de la educación virtual, pues permite estar siguiendo –el ojo vigilante de carácter omnipresente- al estudiante en su proceso de formación.

    Preguntas como:

    • ¿A qué hora entró / salió del sistema?
    • ¿Qué actividades realizó y cómo logró el desarrollo de las competencias?
    • ¿Cuál fue la duración, resultado y proceso de evaluación?
    • ¿Qué retos del juego no logró completar, pese a superar el objetivo final?
    • ¿Qué dispositivo utiliza con más frecuencia para desarrollar el curso?
    • ¿Con qué tipos de recursos interactúa frecuentemente?
    • ¿Qué tanto está aplicando el nuevo conocimiento en el desarrollo de su actividad laboral?
    • ¿Cómo aprovecha las redes sociales y juegos para desarrollar las nuevas competencias presentadas en el curso?

    pueden obtener respuesta con Tin Can API.

    ¿Cómo está construido el Tin Can API?

    Sin detenernos en el detalle técnico del estándar, Tin Can API obedece a la sintaxis: Sujeto + Verbo + Objeto de aprendizaje. Esta permite capturar un registro completo de la actividad desarrollada por el estudiante. Miremos:

    Sujeto Verbo Objeto de aprendizaje
    Pedro Aprobó un 95% Actividad redacción orientada a recursos transmedia
    Juan Ingresó Curso de Competencias comunicativas
    Mauricio Reprobó Wiki sobre la comunicación en entornos de aprendizaje
    Javier Leyó Valoración de conceptos y experiencias e-Learning
    Pablo Participó Foro de inducción al curso de comunicación y experiencias

    Al combinar celdas, (una de cada columna) se obtienen datos de interés, que describen qué está pasando con cada estudiante. Por ejemplo:

    Juan + ingresó + Foro de inducción (…)
    Juan + leyó + Foro de inducción (…)
    Mauricio + aprobó un 95% + Foro de inducción (…)
    Javier + Reprobó + Foro de inducción (…)
    Javier + participó + Wiki sobre comunicación (…)
    Pablo + ingresó + Curso de competencias (…)
    Pedro + leyó + Redacción orientada (…)

    Lo valioso del Tin Can API es la posibilidad de leer estas actividades en cualquier dispositivo, independiente de su conexión.

    ¿Cómo funciona el Tin Can API?

    La operación del Tin Can API es relativamente sencilla. Según lo explica Boller (2012), cada entorno de aprendizaje (sea un curso, una página web, un juego o un simulador, entre otros) envía la información de aprendizaje a una base de datos. Esta se encarga de distribuir el contenido a los sistemas que lo requieran, sea uno o varios LMS o un sistema de reportes de competencias y aprendizaje.

    Precisando y redundando un poco el concepto. El Tin Can API es un protocolo que permite realizar un seguimiento (tracking) de usuarios, el cual va capturando las huellas de aprendizaje del estudiante. Una vez obtiene el dato, envía la información (en la estructura sujeto + verbo + objeto de aprendizaje) a un sistema de almacenamiento, llamado Learning Record Store – LRS. Este sistema permite la conexión (consulta) de uno o varios sistemas de información, sean LMS o aplicaciones que requieren conocer y procesar la información obtenida en el seguimiento (p.e. un sistema de formación empresarial).

    Una de las diferencias del Tin Can API con Scorm es que, a través de los LRS, la información está disponible para varios sistemas de información, sin necesidad de duplicar el almacenamiento o la consulta. Es decir, el LRS no está –necesariamente- ubico dentro del LMS.

    Un posible caso de uso del Tin Can API y sus LRS:

    Un empleado de la empresa XYZ ha recibido una beca de estudio para cursar un programa virtual. La empresa se ha comunicado con la Universidad ABC para solicitarle información sobre el desempeño del empleado, con el fin de valorar la pertinencia del auxilio económico.

    La Universidad le dice a la empresa que no hay problema, ya que sus recursos están diseñado bajo el estándar Tin Can API. Lo único que le preocupa es que el sistema de información de la empresa acepte datos bajo este formato.

    El área de infraestructura de la empresa revisa su sistema de información de empleados y realiza ajustes necesarios para este nuevo estándar. Luego, la Universidad le brinda acceso a la empresa a su LRS para que pueda obtener la información del estudiante en cuestión.

    Y listo. En tiempo real, la empresa conoce cómo es el desempeño de su empleado y, mejor aún, puede vincular esta información con el desempeño al interior de la organización para conocer datos sobre el retorno de la inversión.

    Modelo de funcionamiento de Tin Can API

    Como se aprecia en el gráfico, la información se desplaza desde el escenario de aprendizaje (sea un curso, un contenido desde un dispositivo móvil, un juego, entre otros) hacia el LRS. De allí, se distribuye a los sistema de información que necesitan realizar el seguimiento.

    Conclusión

    Los escenarios de enseñanza – aprendizaje se han transformado por los avances tecnológicos, especialmente la educación virtual y la oferta de soluciones que ofrecen las TIC. Esta transformación, incluso, a permeado escenarios pedagógicos, organizacionales y comunicativos. Sin embargo, la educación, comparada con otros escenarios y oficios, ha tenido un marcado letargo en la apropiación de tecnologías, lo que ha generado ruido y obstáculos en sus nuevos espacios.

    Afortunadamente la empresa y la universidad no han parado su investigación y desarrollo y han logrado crear nuevas herramientas, servicios y contenidos al servicio del estudiante y el profesor. Esta colección de posibilidades ha planteado la necesidad de crear estándares o códigos/protocolos comunes que permitan la interoperabilidad (compatibilidad) entre un sistema y otro.

    El estándar más común es el Scorm, el cual ha permitido que muchos plataformas virtuales de aprendizaje compartan contenidos e información sobre el usuario. Sin embargo, con la explosión de los dispositivos móviles, los videojuegos –como estrategia pedagógica y andragógica- y un sinnúmero de tecnologías, el Scorm se ha quedado relegado.

    La solución a estas nuevas posibilidades es el Tin Can API, un sistema –creado por los mismos autores de Scorm- que permite llevar y capturar la experiencia de aprendizaje a cualquier dispositivo, esté o no conectado a la Red.

    El Tin Can API proporciona instrucciones más potentes que el Scorm, gracias a: 1) su sintaxis sujeto + verbo + objeto de aprendizaje la cual permite obtener datos más cualitativos; 2) separar la información de seguimiento del LMS, permitiendo que esta esté disponible para uno o más sistemas de información, evitando duplicación de datos y ofreciendo información en tiempo real; y 3) opera en entornos on-line y off-line.

    El Tin Can API es la respuesta a la nueva necesidad de estandarizar la producción de recursos y curso virtuales; a la posibilidad de intercambiar datos, información y contenidos, sin importar en que plataforma o dispositivo se esté realizando el proceso de enseñanza – aprendizaje.

    Bibliografía

    Por:
    Juan Carlos Morales S
    Sígueme en @juanca826

9 Responsesso far.

  1. […] Continuar leyendo: La educación avanza al ritmo Tin Can API […]

  2. […] El Tin Can API es un protocolo que permite realizar un seguimiento (tracking) de usuarios, el cual va capturando las huellas de aprendizaje del estudiante. Una vez obtiene el dato, envía la información (en la estructura sujeto + verbo + objeto de aprendizaje) a un sistema de almacenamiento, llamado Learning Record Store – LRS. Este sistema permite la conexión (consulta) de uno o varios sistemas de información, sean LMS o aplicaciones que requieren conocer y procesar la información obtenida en el seguimiento (p.e. un sistema de formación empresarial). Una de las diferencias del Tin Can API con Scorm es que, a través de los LRS, la información está disponible para varios sistemas de información, sin necesidad de duplicar el almacenamiento o la consulta. Es decir, el LRS no está –necesariamente- ubico dentro del LMS.  […]

  3. Hola Alejandro.

    Gracias por valorar y recomendar mi artículo. El trabajo de investigación fue un poco extenso pero el tema así lo amerita. Seguiré consultando y, en lo posible, compartiendo temas desde mi blog.

    Saludos

    Juan Carlos Morales S.
    @juanca826

  4. […] El Tin Can API es un protocolo que permite realizar un seguimiento (tracking) de usuarios, el cual va capturando las huellas de aprendizaje del estudiante. Una vez obtiene el dato, envía la información (en la estructura sujeto + verbo + objeto de aprendizaje) a un sistema de almacenamiento, llamado Learning Record Store – LRS. Este sistema permite la conexión (consulta) de uno o varios sistemas de información, sean LMS o aplicaciones que requieren conocer y procesar la información obtenida en el seguimiento (p.e. un sistema de formación empresarial).Una de las diferencias del Tin Can API con Scorm es que, a través de los LRS, la información está disponible para varios sistemas de información, sin necesidad de duplicar el almacenamiento o la consulta. Es decir, el LRS no está –necesariamente- ubico dentro del LMS.  […]

  5. Excelente entrada. Me permito compartirla.

  6. Hola Pablo.

    Gracias por leer, comentar y recomendar mi artículo. El tema que abordo es bastante interesante, pues supone una línea de producción de recursos educativos que hasta ahora no ha sido explotada en su totalidad.

    Voy a seguir investigando sobre el tema. Seguro que da para escribir más entradas.

    Por cierto ¿tienes blog? Sería interesante compartir conceptos.

    Saludos.

    Juan C. Morales S
    @juanca826

  7. Estupendo artículo… y además referencia con bibliografía. Me he tomado la libertar de recomendarlo a mis alumnos de pedagogía laboral. gracias por compartir. Un saludo.

  8. […] Hace unos días participé en una discusión donde se analizaba la idea: “Si un piloto de avión, un cirujano o un militar de hace 50 años regresan hoy a sus oficios encontrarán un entorno totalmente diferente, pues la tecnología ha impactado sus escenarios y herramientas de trabajo. Sin embargo, si un profesor –de la misma época- regresa a un salón de clases…  […]